Best Bike Fuengirola
¿Te gusta? Compártela en tus redes sociales
  1. Guardarla en el balcón / patio: Es el error más común que nos encontramos. Incluso en personas que han apostado por un modelo de gama alta. Muchas veces ni siquiera un trastero ofrece protección suficiente de los elementos y cambios de temperatura. Nuestra recomendación siempre es que ante la duda uno se pregunte así mismo si podría dormir en donde guarda su bicicleta, si la respuesta es no, mejor buscarle un hueco dentro de casa.
  2. Usarla con suciedad: Sobre todo es agresivo en la zona de la transmisión, la arena y la tierra se pegan al aceite que tenga la cadena y se vuelve agente abrasivo, lijando la superficie de los componentes, pudiendo reducir la vida de una transmisión a menos de la mitad.
  3. Echar aceite en el disco de freno: Otro de los errores más comunes. Muchas veces el freno hace ruido por diversos motivos como contaminación o una mala colocación de la rueda o la pinza. La solución pasa por limpiar y alinear los elementos, al poner aceite en el disco probablemente estemos firmando la sentencia de muerte tanto de discos como de pastillas.
  4. Inflar demasiado los neumáticos: Hablamos específicamente de bicicletas de montaña (EN CARRETERA ES MEJOR ACERCARSE AL MÁXIMO RECOMENDADO) y aquí además de la bicicleta corremos el riesgo de rompernos la crisma. El efecto más habitual de llevar demasiada presión en las ruedas es seguir recto en las curvas y generalmente cuando nos damos cuenta es demasiado tarde.
  5. Llevar la cadena demasiado corta: La consecuencia es una hiperextensión del muelle interno del cambio haciendo que pierda fuerza y no tire del cambio para que desciendan las marchas forzando una sustitución prematura.
  6. Cambiar bruscamente: Si bien es cierto que muchas veces no queda más remedio y hacerlo de vez en cuando puede no tener grandes consecuencias, es posible que al cambiar bruscamente hagamos saltar la cadena enganchándose en la rueda con graves consecuencias como romper la patilla de cambio o incluso introducir el cambio en los radios. Siempre que sea posible es mejor cambiar con delicadeza.
  7. Lavar con pistola de presión: Hablamos de una máquina con compresor, no de una manguera de jardín. Está demostrado que esta herramienta introduce agua en lugares que deberían ser estancos, como los rodamientos de dirección y el eje de pedalier. Es mejor usar baja presión, un cepillo y jabón específicos de automoción.
¿Te gusta? Compártela en tus redes sociales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *